Asesoramiento y soluciones para la Agricultura

Olivar superintensivo: Rentabiliza tu cultivo de olivo

Posted by Suez on 11-abr-2019 8:28:45

¿Sabes qué es el olivar superintensivo?, ¿qué variedades son más apropiadas en este tipo de cultivo?, ¿cuáles son las ventajas del cultivo superintensivo del olivo frente al tradicional? o ¿qué rentabilidades acostumbran a presentar las explotaciones superintensivas de olivo? ¿por qué esta práctica está en auge en las plantaciones de olivares?

Desde SUEZ Agriculture, especialistas en asesoramiento y soluciones de agricultura, damos respuesta a todas estas cuestiones. Veámoslas.

 

¿Qué es el olivar superintensivo?

El olivar superintensivo, también conocido como olivar en seto, es aquella plantación de olivos que se caracteriza por presentar una densidad por encima de los 1.600 olivos por hectárea aproximadamente. El cultivo del olivo se implanta normalmente siguiendo una hilera, con una calle que facilita los trabajos y una línea donde los árboles están plantados a muy poca distancia los unos de los otros.

Como veremos posteriormente, este tipo de cultivo está en auge por sus bajos costes de recolección y su alta producción y rentabilidad. Pero, ¿de qué depende la producción de un olivar?

Principalmente de la superficie de copa que esté expuesta al sol, aunque interceden otros muchos factores. De ahí que en la plantación de olivos superintensivos se trate de ocupar el máximo posible de la finca con la copa del olivar.

 

Características técnicas del olivar superintensivo

  • Plantación del olivar en seto.
  • Alta densidad de plantación: +1.600 plantas/hectárea.
  • Marcos de plantación: 3-4 x 1-1,5 metros.
  • Variedades de olivos con rápida entrada en producción.
  • Recolección con máquina cabalgante y poda completamente mecanizada.

Ventajas del olivar superintensivo respecto al cultivo tradicional

  • Consecución de una producción más óptima por unidad de superficie.
  • Entrada más temprana en producción de las variedades de olivos, por lo que se consigue una amortización más rápida de la inversión.
  • Mecanización integra de todos los procesos, desde el momento de la plantación hasta el de la cosecha, con máquinas cabalgantes. Por consiguiente, se logra una reducción notable en los costes y en las labores del campo, especialmente con el ahorro de mano de obra.

¿Qué variedades son las más apropiadas para el olivar superintensivo?

A continuación, detallamos cuáles son las variedades de olivo superintensivo de referencia en España:

  • Olivar superintensivo Arbequina: es la clase de olivo superintensiva más extendida en todo el territorio español y, sin duda, la variedad que mejor se adapta a las exigencias de los cultivos superintensivos. Cabe destacar que las producciones medias de olivares Arbequina en ensayos sobre marcos de plantación de 3,75 m x 1,35 m, son de 10.000-11.000 kg. Y los rendimientos grasos oscilan entre el 17 y el 18%.
  • Olivar superintensivo Arbosana: es una variedad que se adapta muy bien al cultivo en seto, fundamentalmente en zonas donde el frío no es un inconveniente. En cuanto a su producción media en ensayos sobre marcos de plantación de 3,75 metros x 1,35 metros, se encuentra entre los 12.000 y los 13.000 kilogramos. Por último, alcanza rendimientos grasos del 19%.
  • Olivar superintensivo Sikitita: se trata de una variedad de olivo muy óptima productivamente en cultivos en seto de alta densidad. El olivar Sikitita, desarrollado hace unos años por la Universidad de Córdoba y el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria (IFAPA), se caracteriza por su precoz entrada en producción, madurando una semana antes que la Arbequina. Es una clase que presenta un buen rendimiento graso y extractibilidad.
  • Olivar superintensivo Koroneiki: esta variedad de olivo es más vigorosa que la Arbequina, por lo que le permite lograr su máxima capacidad productiva de forma temprana. En cambio, dicha vigorosidad requiere de mayores necesidades de poda. Otra de sus principales ventajas es la calidad del aceite extraído, con muy buena resistencia a la oxidación. Por lo que respecta a la producción media en ensayos sobre marcos de plantación con las mismas medidas que las mencionadas con anterioridad, es de 10.000-11.000 kilogramos. Los rendimientos grasos varían entre el 19 y el 20%.

 

El olivar superintensivo en secano

Según la Revista Agricultura “las primeras plantaciones de olivar en seto en secano se realizaron considerando distancias entre las filas de los olivos superiores a las empleadas en regadío, de 5 a 7 metros”. Así, mediante este sistema conseguían aumentar el volumen radicular que los olivos podían explorar en el suelo.

Con este método se confiere una mayor disponibilidad hídrica y se obtiene una capacidad productiva más elevada de cada olivo. Además, “las nuevas genéticas y la experiencia adquirida en todos estos años de cultivo han permitido a los agricultores mejorar considerablemente los procesos”.

¿Cómo? Mediante la plantación de nuevas variedades de olivos que conviven de forma más óptima en terrenos de secano en forma de seto. Es decir, éstos son aún más eficientes en cuanto al aprovechamiento del agua, incrementando exponencialmente la rentabilidad de los olivos cultivados de modo tradicional.

En este sentido, cabe añadir que estudios recientes han determinado que la producción de un olivar superintensivo en secano es de 7.495 kilos de aceituna al año. El rendimiento medio es del 18% y la producción de aceite media es de 1.326 kilogramos al año.

 

Olivos superintensivos en regadío

En cuanto a la producción de las plantaciones superintensivas en regadío, lógicamente son más óptimas que las cantidades extraídas en las explotaciones superintensivas de olivos en secano. De hecho, el mismo estudio realizado en 20 fincas ha concluido que se obtienen 9.249 kilos de aceituna por hectárea. Además, el rendimiento graso medio es del 17% y la producción del aceite de oliva por hectárea es de 1.500 a 2.500 kilogramos anuales.

 

La rentabilidad del olivar superintensivo

Debes tener en cuenta que la rentabilidad del olivo por hectárea siempre dependerá de varios factores, como la capacidad productiva de nuestra finca, los cuidados de los olivos que realicemos, el control de plagas y enfermedades o las condiciones climatológicas, por ejemplo.

Aun así, tal y como publica el portal online Agroinformación “las plantaciones de olivo superintensivo cuadriplican la rentabilidad del sistema tradicional gracias a la innovación tecnológica y a la mecanización del sistema.

Este artículo sobre el rendimiento de los olivos superintensivos también subraya que “se trata de una producción de olivar en seto que en las últimas cosechas ha alcanzado una rentabilidad de 2.400Kg de aceite por hectárea recolectada”. Sin duda alguna, es un registro muy superior a la media nacional del cultivo tradicional, situada en 530Kg de aceite por hectárea. Las cifras hablan por sí solas.

En Suez Agriculture asesoramos a empresarios agrícolas en sistemas de cultivo y en la optimización de los procesos de producción agrícolas ¡Descubre nuestras soluciones agrícolas y mejora la rentabilidad de tu finca.  

Topics: Cultivo

Olivar superintensivo

Contacta con Nosotros

Nueva llamada a la acción

Suscríbete

Publicaciones Recientes

Nueva llamada a la acción